Hombres Desesperados - Webcómic de humor guarro.

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

BIENVENIDO A HOMBRESDESESPERADOS.ES

Hombres Desesperados, es un webcomic de humor guarro y absurdo (¡ojo!, para mayores de edad) creado en enero de 2011 en el que, semanalmente (normalmente, una o varias veces los fines de semana) se publican historietas.

Mi nombre es Raúl Palomo. Nací un 18 de julio de 1982 en Alicante. Soy currante en una empresa de alimentación además de Graduado Social (es decir, Graduado en Relaciones Laborales y Recursos Humanos por la Universidad de Alicante). Acerca de mi vida personal, decir que me gusta crear muchas cosas y de todo tipo (las que sepa o pueda aprender), es por ello que estoy metido de lleno en el maravilloso mundo que representa internet para así poderlas enseñar al resto del mundo (de ese mundo que quiere y desea perder su valioso tiempo con las creaciones de un loco que las publica de forma gratuita y sin compromiso). De ese modo nacieron tantas páginas web de videojuegos, de blogs (guarros y de política) y, ahora mismo, de cómics… o como lo llaman ahora: webcómics. Para ser sinceros, cuando toda esta andadura empezó, no tenía muy claro que quería hacer con ella, hasta que, una Nochevieja se me ocurrió la idea de hacer un blog para contar lo que aquella misma noche loca navideña me deparaba. Así nació lo que ahora conocemos como hombresdesesperados.es, una web que narraba las andaduras anteriores, presentes y algunas predicciones futuras de personas desesperadas por el sexo opuesto (y sus variantes, claro).

Por suerte o por desgracia, los artículos empezaron a perder ese toque de humor guarro y real, para concentrarse en algo que me llama mucho la atención: la política española. Ese mundo tan surrealista y absurdo era digno de ser desmenuzado de mi propia manera y contado con un toque negro pero gracioso. En ese momento, mi cabeza estalló con la idea de añadir, para más inri, dibujitos graciosos que acompañaban dichos artículos. Y así, cuando me di cuenta de que mis críticas no hacían oídos a mis lectores, decidí dar el gran paso y volver a lo que en mi infancia realmente me atraía: los cómics.

La idea está ya decidida, pero no la apariencia, la presentación, y por qué no decirlo: el cuerpo que mirarían todos los lectores. Este ha sido mi gran defecto. Los numerosos cambios de look que ha recibido esta web han sido tan bestiales, que a veces me pregunto cómo puede ser que la gran mayoría de los internautas se hayan acostumbrado a tales cambios. Si prometo que no habrán más, seguramente mentiría, lo que sí prometo es que la intención de estabilidad en su apariencia va a ser un reto para el futuro, un futuro que, si el destino quiere, promete más sorpresas y una extensión a otras variantes del dibujo. Eso sí, todo ello, si usted, querido lector, nos da su permiso.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal